Té No hay productos en esta categoría

Subcategorías

  • Té Blanco

    El "caviar" del té, elaborado con las hojas más selectas, cuando aún conservan las mejores cualidades. No es fácil de encontrar y su sabor es incomparable.

    El té blanco se considera todo un elixir para mantenerse joven, y es también el té más caro. Desde la dinastía Song (420 a.C.) se reservaba este té a los emperadores y si alguna otra persona lo probaba, lo pagaba con su vida.

    Es una infusión cristalina y exhala un perfume sutil y fresco a uva madura. En su preparación se utiliza el brote entero de la planta del té de modo que se conservan más polifenoles, una de las sustancias naturales más antioxidantes, que ayuda al cuerpo a mantenerse sano y saludable.

    La razón del elevado precio del té blanco se debe, en parte, a su escasa disponibilidad, ya que se obtiene sólo de los brotes y hojas tiernas, secadas al sol y procesadas para evitar su oxidación. Sin embargo, esta característica determina además, un poder antioxidante mucho mayor, incluso que el del té verde.

    En cualquier caso, el té blanco no sólo te ofrece beneficios para tu salud, ya que también existe una cosmética elaborada con té blanco, basada en las excelentes propiedades para la piel, que puede aportar a tu cutis. Por si fuera poco, a los efectos antienvejecimiento de los antioxidantes del té blanco se suman los efectos quemagrasas, que lo convierten en una infusión a tener en cuenta, tanto si necesitas bajar el colesterol, como si te urgeperder peso.

  • Té Amarillo

    El té amarillo es muy poco conocido pero muy apreciado y, de hecho, en sus orígenes sólo estaba destinado a la familia Imperial. Está a mitad de camino entre el blanco y el verde y se obtiene mediante un corto proceso de fermentación que se frena con calor en seco. El hecho de estar tan poco fermentado hace que su color y aroma sean suaves y delicados.

    Resulta un buen aliado para nuestra salud ya que dentro de sus propiedades destacan: aumentar la capacidad de concentración, proteger contra las caries por su alto contenido en flúor, ser vigorizante, diurético y antioxidante.

  • Té Verde

    El té verde se extrae de las hojas de la planta del té cocidas al vapor, liadas y secadas a temperatura elevada, sin ningún tipo de fermentación. Es posiblemente el té que más consumido en China y se produce principalmente en China, Taiwán y Japón. Su color varía entre verde jade y verde amarillento y su aroma es refrescante.

    De entre sus muchas propiedades, destacan la de despejar la voz, ser un buen digestivo o aliviar la retención de líquidos. Gracias a sus sustancias beneficiosas, es un producto de gran interés dietético, nutricional y diurético.

    Se considera más potente que la vitamina C y ayuda a retrasar el envejecimiento celular. También tiene importantes efectos estéticos, ya que ayuda a la eliminación de impurezas de la piel y su contenido en vitamina B12 ayuda a mantener sanos el cabello y las uñas.

  • Té Azul Oolong

    El té Oolong se consigue parando el proceso de fermentación entre el té verde y el té negro. Se trata de un té poco conocido que se toma casi exclusivamente en el sureste de China.

    Su gusto está a medio camino entre el gusto dulce del té verde y el amargo del té negro. Es el más digestivo de todos y se le atribuye el poder de disolver las grasas, ya que contiene poca teína, muchas vitaminas y minerales. También contiene propiedades tónicas, laxantes y como fijador de calcio en los huesos ya que es rico en calcio, hierro, yodo y magnesio.

  • Té Rojo Pu Erh

    El té rojo es menos fermentado que el té negro y ha sido estudiado por sus propiedades antioxidantes, efectos protectores en el sistema cardiovascular, en la prevención del cáncer y la obesidad. Hay algunos datos publicados que sugieren que el té rojo aumenta el consumo de energía en el cuerpo, y por ende, el consumo de calorías. No está claro si es debido a los compuestos polifenólicos presentes en el té, o a algún otro compuesto que promueve la oxidación del tejido graso y la pérdida de peso.

    Existen algunas variantes del té rojo, como el té rojo llamado en China Pu Erh. El proceso de elaboración del Pu-Erh es uno de los secretos mejor guardados en China, único país que lo produce. Como al vino, se lo deja añejar por algunos años para que adquiera su gusto inconfundible. Es realmente difícil encontrar un auténtico té rojo Pu-Erh.

    Éste actúa sobre las energías reguladoras de las funciones del cuerpo, baja el nivel de colesterol y consigue resultados sorprendentes en tratamientos de sobrepeso. 

  • Té Negro

    El té negro es el té más conocido y de mayor consumo en el mundo (78% del consumo global) aunque no por ese motivo tiene más propiedades beneficiosas. A diferencia del té verde sigue un proceso de fermentación y desprende un suave aroma pero con un gusto amargo más fuerte y profundo, aunque existen diferentes variedades y mezclas que le confieren diferentes sabores.

    Sus efectos ayudan en la relajación de los vasos sanguíneos y ejerce de protector del sistema cardiovascular. Al ser el té con más cantidad de teína mantiene la mente despierta, alivia la fatiga, aumenta el riego del cerebro, previene la caries, combate el dolor de cabeza y la hipotensión  Es el más astringente y contiene elementos anticancerígenos como el polifenol, relacionado con la prevención del mal de Parkinson.